“Sin aceptación y respeto por sí mismo uno no puede aceptar y respetar al otro, y sin aceptar al otro como un legítimo otro en la convivencia, no hay fenómeno social” (Humberto Maturana).

Este mes murió uno de nuestros grandes maestros. Biólogo, filósofo y escritor chileno, y Premio Nacional de Ciencias en 1994, el gran Humberto Maturana. Y sus palabras podrían leerse como una hermosa premisa de cómo debemos comunicarnos frente a esta extraña realidad.

De pronto se abrieron muchas puertas con el nuevo carnet verde que se entrega a los dobles vacunados. Es momento que la industria gastronómica abra sus puertas y por lo mismo, para protegerla, es cuando debemos darnos cuenta que pese a que el mercado culinario comienza a ver la luz, hay que seguir cuidándose.

Pero disfrutemos de un final de otoño colapsado de eclipses y lunas rojas. Terminaron las vendimias. Y tendremos que esperar qué nos deparan los elixir de uvas. También han abierto muchos restoranes. Hay fe en el mercado. Se vienen nuevas sorpresas.

Endulcemos un poco la vida leyendo algo del mejor pastelero de Chile de todos los tiempos: Gustavo Sáez. Y gocemos los nuevos estrenos, que vienen full maridajes cocteleros. Como Bebeq y Barra La Java. Y disfrutemos del cariño, sin mayores ambiciones, de lugares como el Caramagnola, donde la pizza se disfruta en dos ruedas.

Al borde del cambio de temporada, es tiempo de chutney, chukrut y las clásicas sopas caseras con productos de temporada, como la deliciosa sopa de zapallo calabaza o italiano, donde no puede faltar el jengibre. Es tiempo de caldos. Más datos, más amor al producto estacionario. De eso creemos que se trata. Que el frío no se sienta. Sólo el calor.

Equipo Distrito Gourmet

Food photograher of the year

El otro día viendo un montón de noticias, me encontré con este bello concurso. Y si eres fanático de la fotografía de comida, acá vas a encontrar bellas escenas gastronómicas.

Desde 2011 se celebra este concurso internacional que busca capturar lo que observamos y comemos en distintas latitudes del mundo, y según el prisma de nuestros lentes. Hay distintas categorías, como influenciadores, profesionales, viajes. Quizás el próximo año sea tu oportunidad.

“Las categorías cubren toda la gama cultural de la representación de la comida en la sociedad: hay algo para todos. Desde alimentos decorados para revistas hasta imágenes de familias comiendo juntas en celebraciones de festivales religiosos, desde representaciones de las realidades de la producción de alimentos hasta el cultivo de alimentos en su entorno natural”, comentan desde su página web.
Este año, el fotógrafo chino Li Huaifeng fue nombrado Fotógrafo de Comida Pink Lady del Año 2021 por su imagen “Sabor” y que tomó en Licheng, Shanxi. “Es técnicamente sobresaliente por el uso de la luz y la composición”, dijo a la BBC la fundadora y directora de los premios, Caroline Kenyon. Y agregó: “pero lo que la eleva al nivel de poseer importancia histórica es la profundidad de su narración y emoción. Habla de un año de aislamiento y vida en espacios interiores, conviviendo en pequeñas comunidades con la familia inmediata”.
Pink Lady Food Photographer fue fundada por Kenyon y su equipo en The Food Awards Company, cuya idea fue apoyada desde sus inicios por Pink Lady, marca mundial de manzanas premium. Una colaboración que rinde frutos por donde se le mire.
Si quieres ver a los ganadores de este año ingresa aquí:
www.pinkladyfoodphotographeroftheyear.com/category-winners-2021/

Estreno Delivery Por Daniela Tapia @varietal y Pilar Hurtado @LaComensala

*desde el jueves 29 de abril, estos tres restaurantes abrirán sus puertas al público.

Barra La Java

Otra vez lo hicieron. Porque la palabra equipo define a esta pareja que no se detiene en el hacer y el construir. Ellos son Gino Falcone y José Salkeld, creadores del conocido Sarita Colonia y ahora de este bar que abrió sus puertas en un sector gastronómico que dará mucho que hablar en los próximos meses por su popurrí de ofertas, la conocida CV Galería, en Alonso de Córdova.

Barra La Java se especializa en cócteles y cocina peruana de taberna, y su historia es única. Habla de patrimonio, de vida, de bohemia. Este lugar se pensó en honor a las tabernas limeñas y rememora una de las tantas historias en la vida de Gino Falcone, cuando junto a un amigo bailarín de juventud, en sus primeras andanzas adolescentes, se escapaban al bar de travestis “La Lima que se va”. Fue ahí donde conoció este mundo y donde pedían la famosa java, la clásica caja plástica de cervezas. De ahí el nombre. Y aquí van creando distintos cócteles en honor a estas historias.

El Alo IPPS ($7.000), por ejemplo, recuerda a todos los travestis que tras una golpiza terminaban en los hospitales y a su salida iban en busca de un elixir medicinal. Claro que acá se trata de un macerado de emolientes con Gin Hendricks, rocoto y jugo de limón. Muy fresco y sabroso, ideal para acompañarlo con preparaciones frescas como cebiches o con el Tiradito Pesca del Día ($14.900), con chicharrón de piel de pescado, chalaca y salsa de ají amarillo. Y si de clásicos se trata, destaca un renovado Old Fashion ($6.900), con bourbon, hierba luisa y naranja.

Recorriendo las costas de Lima, probamos el Cebiche y Chicharrón de Jibia ($11.900), la jibia por fin en el status que merece, y los Ostiones a la Parmesana ($13.900), un manjar en su concha.
Llegando a los fondos, los Tallarines verdes ($14.900) son una emulsión en la boca, con pesto de espinaca, albahaca y acompañados con filete a la plancha y salsa huancaína.

Y siempre dejo mi favorito para el final, el Arroz con Chanchito Crocante ($13.900), con cinco horas de horno. Puro sabor. Bar la Java se resume en un lugar ondero con gran coctelería y platos que simplemente hablan desde el sabor.

Galería CV, Alonso de Córdova 4355, piso -2, Vitacura
Lunes a Viernes de 12:30 a 21:45 hrs.
@barralajava

BEBEQU

Un entretenido lugar nació en tiempos de crisis. Una propuesta para disfrutar un momento de calma con deliciosos cócteles de autor en una carta muy desarrollada por Ignacio Lavadenz y su equipo de bartenders, quienes han desarrollado una gran variedad de cócteles del mundo, ya que hicieron un recorrido por los tragos más populares en distintos países. Acá tienes pasaporte y libertad. ¡Aprovecha este paseo tan cosmopolita! Parte de su entretenida propuesta es atreverse a maridar los cócteles con distintos platos para escapar un poco del clásico vino. No hay límites para experimentar.

Comencemos con uno de sus cócteles que por su frescura es uno de los más pedidos, el nº71, con base de gin con syrup de rosas, Ramazzoti, limón y espumante ($7.000), especial para la terraza. Y  si buscamos su maridaje perfecto, qué mejor que un fish&chips ($7.900) en una versión muy playera y contundente. Otro de mis favoritos es el nº42, con base de whisky además de vermouth blanco, syrup de cardamomo, un toque de sal y soda. Una delicia que reemplaza perfectamente al sour.

Para seguir con atrevimientos, el N⁰33 está preparado con whisky, almíbar de cerveza negra, tónica, naranja valenciana, piel de naranja y bitter orange ($8.000). A este cóctel nada le queda chico. ¿Por ejemplo? Acompáñalo con un Tomahawk de cordero de 400 grs. a las brasas. Ahora, hay un trago que por si solo es un postre, el delicioso Espresso con toffee. La bien lograda carta de coctelería es extensa, al igual que la de vinos.

Y la cocina viene de la mano del creador de Cuerovaca, el conocido especialista en carnes Juan Gabler. Es una propuesta que se basa en carnes a las brasas, con platos de esa especialidad que nunca fallan, como la rica Plateada de wagyú ($6.700). Y para compartir, un plato fijo es el fresco Tartar de filete ($7.300) o un clásico de clásicos, la Entraña americana ($18.900), 300 grs. de jugosa proteína. Para acompañar la oferta carnívora, hay unas ricas verduras con salsa romesco ($5.900) o una entretenida ensalada de rúcula, pera, nueces y queso azul ($6.800). Pero también tienen preparaciones del mar, donde destaca la paella cuadrada de pulpo ($7.100).

Atentos a sus redes sociales, porque tres veces a la semana tienen dj a la hora del sunset. Otro dato: ya comenzaron los almuerzos ejecutivos y es perfecto para reuniones de trabajo. Nos encanta este lugar, en la mejor esquina de Santiago.

BeBeQu / Bar BQ
Av. Nueva Costanera 3750, Vitacura
Telefono + 56 9 6336 9435
@bebequ__chile
@barbqchile

Sarita Colonia

Sarita Colonia no es un estreno. Muchos lo conocen hace años, siempre de la mano de Gino Falcone y José Salkeld. Permanentemente a la vanguardia, este restaurante único aparece de manera recurrente en los medios por distintos motivos, ya sea por construir realidades, por su resiliencia en este último tiempo o por el apoyo que otorgan socialmente. En fin, por marcar la diferencia.

Los creadores de la comida travesti no bajan los brazos. Eso es Sarita Colonia, un mundo de mucho detalle, descubrimientos y perfección, sin andar por la vida demostrando nada, ni queriendo ser más de lo que es. La pareja detrás de este éxito es divertida desde su manera de amar la cocina. Sublimes al momento de ofrecer una gran variedad de sabores y este mix de culturas que van desde Japón hasta Perú, logrando preparaciones cosmopolitas perfectamente desarrolladas. “Sarita” es un lugar donde uno logra olvidar un poco todo lo que pasa allá afuera, por su escenario lleno de colores y sus lugares recónditos que tocan nuestro cerebro en sus lugares más lúdicos.

Su coctelería va directamente de la mano con su gastronomía, y ofrece combinaciones como Te lo prometo Loreto ($8.500), con gin Hendrick’s, té Earl Grey, syrup de hierba luisa, jugo de limón y albúmina; el Sour de macerados ($6.500), con frutos rojos, hierba luisa, hoja de coca, tomillo, jengibre y chicha morada; o uno de nuestros favoritos, la Bendita hija de perra ($6.900), con gin La República Amazónica, jugo de manzana roja, jugo de limón, syrup de hierba luisa y tónica.

Con todo. Así comienza una ruta en Sarita Colina, siempre acompañado de algunos platos para picar, como las ricas Empanadas de mechada anticuchera y queso mantecoso ($11.900 x 4 unidades) o una fresca Causa limeña con pulpo al olivo ($10.900), un exquisito pulpo en salsa de aceitunas moradas, servido sobre un timbal de papa amarilla prensada con ají amarillo, relleno de tomate y palta, y con tomates cherry y huevos de codorniz.

También son imperdibles los siempre amados Locos con mayo de ají amarillo y papas en panko ($12.900), que son locos trozados con mayonesa de ají amarillo blanqueado y jugo de limón, con bastones de papas cocidas en betarraga y envueltas en panko, y chalaca de ajíes con apio en virutas. Otros de los favoritos aquí son los Gnocchi huancaína con merluza braseada en BBQ coreana ($11.900), deliciosa merluza sellada sobre un cremoso de gnocchi a la huancaína, un amor fatal hacia tus pupilas gustativas; y el clásico de clásicos Pastel de choclo relleno de lomo saltado ($12.900), que aún podemos disfrutar con ese choclo fresco que ya está a punto de dejarnos.

Sarita, Sarita… ¡Dios te bendiga!

Dirección: Loreto 40, Recoleta, Santiago
Cierre: 16:00 hrs.
Carta: drive.google.com
Reservas: mesa247.cl
Pedidos: saritacoloniarestoran.cl, ubereats.com
Teléfono: 2 2881 3937

Los gustos del vino: el dulzor

El vino es percibido oralmente gracias a una multiplicidad de promotores del sentido del gusto llamados papilas, botones o receptores gustativos. Dependiendo de su localización en la lengua, las papilas poseen la habilidad de detectar cierto tipo de estímulo o sabor, el cual es interpretado a través de impulsos nerviosos dirigidos al centro del gusto del cerebro. Los cuatro gustos básicos que inciden en la degustación de vinos son: dulce, ácido, amargo y salado.

En el caso del dulzor, hay tres azúcares comprometidos en este gusto básico. La sacarosa, azúcar común o azúcar de mesa proviene del proceso de fotosíntesis, en donde las hojas verdes de las vid, transforman la energía lumínica del sol en energía química útil para la subsistencia de la mis-ma planta. No obstante, en la uva vinífera y el vino, los azúcares más relevantes son la glucosa y fructosa, los cuales derivan de la hidrólisis o rompimiento de la sacarosa. Durante la maduración de la uva, estos azúcares aumentan significativamente hasta el momento en que la uva es cose-chada. Cuando por diferentes motivos, la planta no es capaz de producir suficiente sacarosa, exis-te la alternativa de adicionarla al mosto o vino, con el fin de incrementar el grado alcohólico. Esta técnica se denomina chaptalización y esta permitida en algunos países de climas fríos, pero esta totalmente prohibida en Chile.

Tanto la glucosa como fructosa son utilizadas por la levadura durante el proceso fermentativo para producir alcohol etílico. A pesar que ambas son consumidas casi con la misma rapidez y pre-ferencia, la levadura no metaboliza la totalidad de ambos azúcares y por lo general una parte de éstos azúcares no es consumida por estos microorganismos. A esta fracción de azúcares remanen-tes en el vino, se les denomina azúcares residuales o materia reductora.
En la mayoría de los vinos, estos azúcares son una pequeña fracción y alcanzan apenas los 2 gra-mos/ litro de vino, mientras que los vinos en formato “Tetra Pak” pueden alcanzar los 20 gr de azúcar/L de vino. Nota aparte para los vinos estilo “Late harvest” o cosecha tardía que pueden alcanzar los 100 gr/L (considere que 1 cucharadita rasa de azúcar equivale a 3 a 4 gr de sacarosa). En Chile, para alcanzar tales niveles de azúcar residual se suele agregar mosto concentrado, lo cual si es permitido por la legislación actual.
Sensorialmente, el azúcar del vino tiene un efecto primario en la untuosidad y viscosidad. Ade-más, el dulzor del vino es uno de los primeros gustos en estimularse al introducir el vino en la boca. No obstante, una de las mayores funciones de este azúcar residual, cual super héroe anima-do, es enmascarar todo lo que esta a su alrededor. Así, una concentración creciente de azúcar en los vino (en general sobre 5 g/L) permitirá proporcionalmente encubrir la acidez, amargor y astrin-gencia de los vinos, es decir, opacar al resto de los gustos, impidiendo percibir íntegramente la naturaleza del vino. Es del todo correcto pensar que se debiese tender a degustar vinos con un bajo contenido de azúcar, pero no es menos cierto, que los vinos que promueven un alto conteni-do de azúcar residual, aportan al enriquecimiento de la variabilidad de estilos y además facilitan para que algunos consumidores que dan sus primeros pasos, sean encantados progresivamente por esta seductora bebida.

Elías Obreque Slier / Universidad de Chile

Vino en Chile: Consumo interno (parte 1)

Elías Obreque Slier

La conversión del agua en vino

Elías Obreque Slier

Vino en Chile: Consumo interno (parte 2)

Elías Obreque Slier

El aroma dificultoso del vino (parte 1)

Elías Obreque Slier

Vino en Chile: Consumo interno (parte 3)

Elías Obreque Slier

El aroma dificultoso del vino (parte 2)

Elías Obreque Slier

La complejidad de lo sensorial

Elías Obreque Slier

Las “otras” variedades de uva tinta en Chile

Elías Obreque Slier

Por Pilar Hurtado (La Comensala)

Strasta, bombillas ecológicas de pasta

¡Aluciné con este producto! Viviendo en Europa, Gabriel Saltarini e Isabel Olivos conocieron las bombillas de pasta y comenzaron a viajar e investigar para lograr traer estos productos a Chile. Así nació Strasta, emprendimiento nacional cuyas bombillas de pasta buscan reemplazar las contaminantes versiones de plástico y las incómodas versiones de papel de este adminículo tan utilizado en coctelería y también favorito de los niños. Tienen bombillas de trigo, hechas a base de agua y sémola de trigo, y bombillas de pasta de arroz y tapioca, aptas para celiacos. Probé las dos con bebidas frías y ambas funcionan muy bien, no se traspasan sabores y duran más de lo que dura lo que un cóctel o bebida. Las de trigo son amarillas como la pasta y las traen de Italia, y las de arroz -teñidas de lindos colores obtenidos de betarraga, cúrcuma, flores naturales, katuk, sésamo negro y zanahoria- vienen desde Vietnam. Todas son producidas con ingredientes naturales, libres de GMO, 100% compostables y se degradan naturalmente. Partieron en marzo de este año y, a pesar de las cuarentenas, han vendido ya más de 70 mil bombillas. Las cajas de bombillas de trigo (25 unidades de 25 cm de largo) valen $4.990 y las de arroz (40 unidades de 19 cm de largo) valen también $4.990. Se pueden comprar a través de su página web: www.strasta.cl. Instagram: @strasta

Alergias alimentarias

En los últimos años, la prevalencia de alergias alimentarias aumentó de cerca de un 3% en 1960 a aproximadamente un 7% en 2018, según explica en un artículo de la BBC Kari Nadeau, especialista en alergias de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, y autora del libro “El fin de las alergias alimentarias”.
No pareciera ser un gran aumento, pero para quienes las padecen (o tienen hijos en esa situación) alimentarse puede ser riesgoso y hay que volverse experto en leer etiquetas. Ojo, que alergia no es lo mismo que intolerancia alimentaria. En la intolerancia el organismo no puede digerir correctamente determinado alimento o este irrita el sistema digestivo de la persona, causando mucha incomodidad, pero no poniendo al paciente en riesgo vital, como sí puede ocurrir con las alergias alimentarias.

Gustavo Saez, el dulce de Chile

“Hoy hay cocineros que se encierran en conceptos, que para mí es una forma de esconder la poca destreza y cariño por la cocina. Finalmente, cuando te encierras en ese cuadradito, la creatividad se te corta”.

Por Pilar Hurtado @Lacomensala
San Pedro de Atacama acaba de avanzar a fase 3, por lo que podemos pensar en visitarlo ahora, en algún fin de semana largo o, con más tiempo, en vacaciones de invierno. Con la luminosidad del desierto, es un destino perfecto para ir en familia, pareja o con amigos, pues hay panoramas para dejar contentos a todos.

En la Cava presentamos diferentes vinos, espumantes, licores y destilados para acompañarlos este verano, con exquisitas e imperdibles opciones.

Viña Villaseñor: LA SORPRESA

De ese mundo del vino de viñedos ancestrales, donde se suman retrogustos, colores y aromas, desde tierras volcánicas, pedregosas, arcillosas y de lomajes fuertes, aparece Viña Villaseñor, una bodega que se dedicó a realizar vinos de exportación desde Curicó (Colchagua) hasta la zona austral. El amor por la tierra se traduce en un arcoiris de conocidas cepas como Malbec, Carmenere, Cabernet Sauvignon o Merlot, a lo que suman nuevos viñedos que se adaptan a los sagrados suelos chilenos, con las variedades Petit Verdot y Sangiovese en el Valle de Cachapoal, o Tannat y Marselan en diferentes valles, sin olvidar el maravilloso pinot noir de la zona austral.

La familia Villaseñor proviene de España. Llegaron a la IV región y con los años instauraron su proyecto vitivinícola en el Biobío, que actualmente tiene casi 20 años y que ha pasado por varias generaciones.

Proveniente de la escuela francesa llegó su enólogo jefe, Elías Obreque, quien a su regreso a Chile se sumó a esta familia de agricultores. “Nuestra aspiración es entregar educación enológica a los consumidores que se inician en el mundo del vino y para quienes el lenguaje y la dinámica de las vides es lejana. Nuestro vinos buscan aportar al enriquecimiento cultural a quienes el medio vinícola les parece algo ajeno”, explica Elías.

Su primer objetivo fue destacar sus vinos como aporte al mapa vitivinícola nacional y mejorar su visibilidad en los mercados internacionales. Entre sus nuevos proyectos, Villaseñor amplió la bodega lo que permitirá vinificar una mayor cantidad de uva. A su vez, desarrolló la nueva línea de vino Invitis, donde se comercializan cepas -algunas de las cuales están recién en su segunda cosecha- como Cabernet Franc, Sangiovese, Tempranillo, Malbec, Petit Verdot, Marselan y Mourvedre.

Sus principales mercados son Canada, Brasil, China y últimamente el mercado nacional está tomando un lugar importante. Y sus líneas de vinos sorprenden, partiendo por Vineyerd con ensamblajes de gran calidad. Son atrevidos y trabajan con cepas rebeldes como Petit Verdot 100%, que marida muy bien con carnes rojas como cordero y cerdo. O su maravilla de Cabernet Franc, que baila con quesos fuertes y carnes robustas. Esta viña es un real lujo. Diferente y con vinos que se mastican.

contacto@villasenor.cl
+56 9 5616 1110
@villasenorvines

Mixología

Cinco cócteles afrodisíacos

Aquí una pequeña selección con aquellos cócteles que prometen encender la pasión. Lea, practique y mentalice. Créase el cuento. Porque el órgano sexual más importante es el cerebro.

Por Daniela Tapia @varietal y Pablo Schwarzkopf @pschwarzkopf

Caramagnola

Caramagnola nació el año 2009 cuando dos amigos, Nicolás Barros y Pedro Lira, tuvieron una simple idea que unía sus dos pasiones, la bicicleta y las pizzas. Los años han pasado y el concepto de sus principales socios sólo ha logrado engordar en espíritu.

El público fiel, que es su mejor valor, se mueve en sus tres locales para estar con sus respectivos grupos de amigos, compartiendo. De eso se trata. Caramagnola, de estilo best value (precio y calidad), reúne pizzas de masa piedra de muy buena factura con cervezas artesanales y una amplia variedad en su naipe. Y como muchos, la pandemia obligó a su reinvención con delivery (de lunes a viernes de 13:00 a 21:30 hrs).

Tanto en el local como a domicilio, se puede pedir una serie de pizzas con nombres de carreras de bicicleta. Las que nunca fallan son la Caramagnola ($6.550 26 cms. / $9.900 32 cms.), con rúcula, queso de cabra, aceitunas negras y tomate; la Contrarreloj ($5.450 26 cms. / $8.900 32 cms.), con muzarella, pepperoni, aceitunas negras y champiñones; y la Rutera ($6.600 26 cms. / $10.850 32 cms.), con ricota, albahaca y jamón serrano).

Además ofrecen el servicio de venta de growlers retornables que pueden rellenarse con cerveza en barril de marcas como Kross, Tubinger y una que otra exclusividad importada (1 lt. $1.900 y 1,9 lts. $2.500). Y si buscas algo más que pizzas, hay picoteos como camarones apanados y bolitas rellenas de crema y jalapeño. Ventas a través de las aplicaciones de delivery y en caramagnola.cl.

Acá se goza la amistad. Y si llegas en bicicleta, tienes descuento.

Av. Francisco Bilbao 4471, La Reina
Fono: +56222269231

Aguas Claras 1700, La Reina
Local 10 (2do piso)
Fono: +56227552948

Hernando de Aguirre esquina Francisco Bilbao, Providencia
Fono: +56232669030

Horario de Apertura:
Lunes a Viernes 18:00 HRS.
Sábado y Domingo 13:00 HRS.

 

Por Pilar Hurtado @lacomensala

Datos, aperitivos e información culinaria entretenida para leer y compartir junto a una copa.

Libro Qué comes, de Carola Fuentes

Hace unas semanas, la periodista Carola Fuentes presentó su libro ¿Qué comes?, publicado por Grijalbo. En 2015, Carola investigó e hizo muchas entrevistas para el programa del mismo nombre que se transmitió por TVN, y este libro del 2021 sigue la misma ruta. Se trata de un gran reportaje, escrito en lenguaje muy ameno, que nos entrega claves para elegir mejor lo que comemos y revela cómo la industria va poniendo trampas que vuelven sabrosos y deseables muchos de los productos con los que creemos alimentarnos. Hoy más que nunca, con la obesidad pisándonos los talones, es fundamental saber qué nos estamos echando al cuerpo. En alimentación, no todo lo que brilla es oro ni es lo que parece o dice ser. Carola aborda temas como la comida infantil, la sal, el azúcar, la comida exprés, la leche o la comida enchulada consultando con muchos expertos en Chile (nutricionistas, médicos, ingenieros en alimentos, ejecutivos de empresas del área alimentaria, etc.), lo que hace que la información sea cercana y muy útil para tomar mejores decisiones. ¿Qué comes?, por Carola Fuentes. Ed. Grijalbo, $12.000 (ref), en librerías.

Amarea, snacks de algas

Cerca del 75% de la comida mundial proviene de solo 12 plantas y cinco especies de animales. Además, la mayoría de nuestros alimentos vienen de granjas o cultivos donde se intervienen y manipulan. Esta monotonía en nuestra dieta, sumada el monocultivo y la excesiva dependencia de alimentos de origen animal, amenazan a diario el medio ambiente y la seguridad alimentaria del planeta. Estos hechos -presentados en la web de Amarea- motivaron al chef Marcos Baeza (ex Naoki, hoy Emporio Japonés Vitacura) y sus socios a emprender con algas. Y su apuesta va por los snacks de cochayuyo, supersabrosos y supersaludables. Las algas son recogidas por recolectoras de la VI región y en la preparación se usan poquitos ingredientes, entre ellos aceite de oliva, sésamo tostado, aceite de sésamo y shichimi tōgarashi (ají, cáscara de mandarina tostada, sésamo blanco y negro, pimienta Sichuan, alga nori y jengibre), un aliño japonés para la versión spicy. ¿Y por qué algas? Pues porque crecen rápidamente, no necesitan tierra, agua ni fertilizantes para su cultivo y producen la mitad de oxígeno del planeta. Y, aparte de eso, son muy buena fuente de fibra, proteína,calcio, magnesio y yodo. Además de crocantes y ricos, los snacks de Amarea son veganos, libres de gluten, sin aditivos artificiales y keto friendly. No queda más que recomendarles probarlos. Pueden comprarlos en www.amarea.cl desde $2.590 el paquete de snack individual.

Coffe Culture

¿Se acabó el café? Jake Standerfer es un referente en lo que a café de especialidad se trata, le hablamos del californiano que en 2011 abrió una de las primeras cafeterías de especialidad en Santiago, muy cerca de la plaza de Maipú. El mismo que actualmente abastece y asesora a la gran mayoría de de las buenas cafeterías de Santiago. Lo suyo es café de origen, ligeramente tostado que actualmente reparte gratis a todo Santiago. Como el Perú Pampa Verde ($ 8.000 los 250 gramos). Hay opciones descafeinados.

Sitio: www.coffeeculture.cl

Instagram: @coffeeculture

Diávola Alta Pizza

Abrió hace unos meses en Av. Los Leones y lo suyo son pizzas fermentada por 48 horas, un tanto más gruesa que las tradicionales, y con toques de autor, es decir, ingredientes que salen de la regla. Como la Pizza chilota ($ 11.990), que tiene de basa la salsa de tomates san marzano y queso de mozzarella fior di latte y viene con papas chilotas asadas cortadas finamente, además de hojas de albahaca y longaniza artesanal, ligeramente picante, o la Pizza mortadela ($ 12.790) de mortadela con pistachos, y nueces, mas salsa de tomates y mozzarella fior di latte. Sitio: pedidos.diavolapizzeria.cl

Kambo Sushi

¿Sushi vegano? Esa es la propuesta de Gustavo Quispe, cocinero peruano que ya tiene dos locales en barrio Italia y que logra bocados de toques nikkei y sabrosos juegos de texturas, además de mucha creatividad, para dar forma a aperitivos y rolls con opciones flambeados e, incluso, sin arroz. ¿Un imperdible? Olivo Roll ($ 5.700), de palta, tomate y tofu, envuelto en palta, cubierto con salsa de olivo a base de aceitunas y salsa de alcaparra o el Tsuki roll ($ 5.700), de camote furai, palta envuelto en nori tempurizado, con toques de salsa dulce y un mousse ahumado de alemendras tostadas y cibuoulette.

Sitio: www.kambosushi.cl

Black Chicken

Es una rostisería 2.0. Es decir una dark kitchen que tiene el pollo rostizado ($ 12.900 entero y trozado), jugoso, de piel crujiente y dorada como plato estrella. Uno que si bien tiene esa nostalgia del pollo de antaño, se hace con técnicas de alta cocina, 24 horas de marinado por ejemplo, cosa de convertirse en un bocado soñado. Para acompañar de papas fritas ($ 3.500), de doble fritura piña rostizada ($ 3.900). Un placer que requiere al menos un día de anticipación, de jueves a domingo.
Sitio: www.blackchicken.cl Instagram: @blackchicken.cl

Contacto Varietal: Daniela Tapia | daniela@varietal.cl

inEditora Jefa Diario Financiero: Paula Vargas
inEditora Desarrollo Proyectos: Carmen Mieres
inSubeditora desarrollo de proyectos: Claudia Marín
inPeriodista: Constanza Garín Lobos
inPeriodista: Airam Fernández
InFotógrafa: Verónica Ortiz
InGerente Comercial: José Ignacio de la Cuadra
inDirector Creativo Comercial STUDIODF Orlando Silva Castañeda
inProduct Manager Digital: Sven Leskovsek
inJefa Desarrollo Digital: Sara Abarca
inEjecutivo Comercial: Francisco Kuhn
Programador: William Rodríguez
InDiseñador digital: Octavio Carvajal
inSocial Media Manager: Luisa Mendoza Pérez

Pin It on Pinterest