Connie Achurra, chef

“La cocina fue un descubrimiento tardío en mi vida”

La chef experta en comida saludable se encontró con la cocina a los 32 años, cuando nacieron sus hijas. Antes se dedicaba al arte y a la música, pero fue este otro camino el que la consolidó. Hoy es furor en redes sociales, rostro de un programa de televisión y se encuentra preparando su tercer libro. La pandemia la impulsó a crear nuevas recetas, emprender nuevos proyectos y compartir tiempo de calidad con sus hijas.

Connie Achurra estudió música y estuvo dedicada a ello desde los 16 hasta los 30 años. Tuvo bandas de jazz, bossa nova, cantaba en matrimonios, impartía clases de canto y su veta artística la llevó hacia la restauración de muebles y la plástica.

Hoy es conocida por ser cocinera, es un éxito en redes sociales –tiene más de un millón de seguidores en Instagram-, y también es rostro del programa Comer y Sanar de Mega, donde en cada capítulo ayuda, orienta y enseña a comer y cocinar saludable a distintas personas y familias. Pero ese fue un ámbito al que llegó después de los 30 años, luego de que nacieran sus hijas. Ahí fue cuando se encontró con la cocina, pero no cualquiera, sino con una natural, noble y sana.

“Fue un descubrimiento tardío, pero en ese momento me di cuenta que tenía talento y además las preparaciones me quedaban ricas”, admite.

Ahora, en medio de la pandemia, se ha reinventado como muchos otros, buscando nuevos formatos de las actividades que antes hacía presencialmente.

“Armé un canal de YouTube que siempre había querido pero que por falta de tiempo no lo hacía, aprendí a editar videos para vender mi trabajo a marcas y empecé a hacer clases online”, comenta, añadiendo que también pudo desarrollar la cuarta versión de su proyecto “30 días para mí”, un curso de “reconciliación con uno mismo, que trabaja desde la nutrición emocional, la cocina, el amor propio y el autocuidado. Hoy ya somos más de 1.500, en verdad es algo increíble”, explica.

Algo que sí dejó en stand by fue la tercera versión de su libro Comida Sana y Feliz, una decisión que tomó porque “éste no era un año para sacar un libro pero no porque fuera poco práctico hacerlo en medio de una pandemia, sino porque para mí, editar un libro significa una fiesta y me parecía que este año no era para celebrar”.

Sin embargo, y pese a lo ajetreado que han sido todos estos meses, y a lo mucho que todos le han reclamado a 2020, ella saca cuentas positivas en lo profesional y personal: “Estamos sanos y con trabajo, ¿qué más se puede pedir?”.

El plato de su vida

En general, los aromas que tienen que ver con alimentos horneados transportan a Connie Achura a su infancia.

“El olor de un küchen en el horno, con el azúcar dorándose, o unas empanadas haciéndose, me lleva a esos momentos que viví con mi abuelita”, rememora, confesando que ella era “muy buena” para la cocina y no desperdiciaba ninguna fruta o verdura, siempre se las ingeniaba para usar todo en un buen plato.

“En su casa había árboles frutales y si se caían tres damascos, ella hacía un küchen, si habían dos racimos de uva, hacía un jugo de uvas y así con todo”, recuerda.

 

“El olor de un küchen en el horno, con el azúcar dorándose, o unas empanadas haciéndose, me lleva a esos momentos que viví con mi abuelita”

Con quién compartiría

En su vida, tiene tres referentes: Mymi, su abuela paterna, Yayi, una tía abuela, y Gaby, una tía, quienes “son los tres grandes referentes en mi vida, siempre las sueño o las tengo en mis pensamientos. Incluso les hablo porque las extraño un montón, así que con ellas me sentaría a compartir un plato de comida”.

¿Qué plato? Unas ricas empanadas, ya que tienen una historia familiar: en su infancia, Connie Achurra se trasladó con sus padres a vivir a Estados Unidos buscando nuevas oportunidades, pero el destino no cooperó y debieron emprender en lo que fuera.

“Mis papás no sabían nada de cocina y a pesar de eso, se lanzaron con todo a vender empanadas de pino, choclo, espinaca. Yo les prepararía a mis viejas mi propia versión de empanadas vegetarianas para ver qué le parecen”.

“Me volvería loca probando todos los platos de la India. Personalmente, he incorporado de manera autodidacta las especias, pero me gustaría aprender más de eso”

Sabores del mundo

Pese a que se considera poco viajera, dice que le encanta todo lo que tiene que ver con comidas especiadas y, aunque no conoce la India, siempre se piensa en ese lugar.

“Me volvería loca probando todos los platos. Personalmente, he incorporado de manera autodidacta las especias, pero me gustaría aprender más de eso”, admite, agregando que le atrae profundamente la idea, porque los indios se alimentan de mucha comida vegetariana y con mucha sazón. “Espero algún día poder hacerlo”, sostiene.

Qué sí y qué no

Antiguamente, su mayor placer culpable eran todas las preparaciones dulces, “pero ahora cocino mucho de eso y siempre saludable, así que ya no me siento culposa al probarlos”. Pero si hay algo que le fascina, son las papas fritas, esas preparadas con harto aceite. Aunque sea aceite de mala calidad, le encantan porque “simplemente son exquisitas. Son pésimas para la salud, pero son muy ricas”, reconoce entre risas.

Y por el lado de “por nada del mundo”, algo que definitivamente nunca le gustó fueron los embutidos y cecinas, ni siquiera cuando comía carne: “La verdad, ni siquiera puedo cocinarlos, me producen un rechazo absoluto”.

En la cocina

Durante este tiempo de pandemia, muchos chilenos se han encantado o reencontrado con la cocina, y la labor de los chefs ha estado muy demandada, sobre todo en redes sociales. Este año, Connie Achurra debutó en YouTube y en las transmisiones en vivo por Instagram, mostrando una gran variedad de recetas vegetarianas y saludables.

Además, se percató que se le hizo muy sencillo ser vegetariana durante todo este período, porque al principio había problemas para conseguir mercadería pero, en cambio, “si tenías un paquete de arroz, otro de garbanzos y un par de verduras, podías armar varios platos”.

Y cuenta que un día, buscando recetas, dio con los biscotti, unas galletas italianas secas de las que recreó su propia versión saludable.

“Quedaron increíbles y ahora, junto a mis hijas, somos fanáticas de esas galletas y las hemos probado en todos los sabores: naranja, limón, chocolate, avellana. Han sido nuestra golosina favorita de cuarentena”.

“Este año armé un canal de YouTube que siempre había querido pero que por falta de tiempo no lo hacía, aprendí a editar videos para vender mi trabajo a marcas y empecé a hacer clases online”

Por Constanza Garín

Contacto Varietal: Daniela Tapia | daniela@varietal.cl

inEditora Jefa Diario Financiero: Paula Vargas
inEditora Desarrollo Proyectos: Carmen Mieres
inSubeditora desarrollo de proyectos: Claudia Marín
inPeriodista: Constanza Garín Lobos
inPeriodista: Airam Fernández
InFotógrafa: Verónica Ortiz
InGerente Comercial: José Ignacio de la Cuadra
inDirector Creativo Comercial STUDIODF Orlando Silva Castañeda
inProduct Manager Digital: Sven Leskovsek
inJefa Desarrollo Digital: Sara Abarca
inEjecutivo Comercial: Francisco Kuhn
Programador: William Rodríguez
InDiseñador digital: Octavio Carvajal
inSocial Media Manager: Luisa Mendoza Pérez

Pin It on Pinterest

Share This