Rodrigo Cisternas, director de Varsovienne:

“En pandemia desarrollé un dote culinario y noté que tengo buen tacto con los sabores”

Con el encierro dejó de fumar y comenzó a cocinar preparaciones tradicionales chilenas, se dio cuenta de su talento y ahora es él quien se encarga de cocinar en su casa. El director y parte de la tercera generación que dirige Varsovienne, cuenta que con la ayuda de su madre, sus conocimientos previos y el deporte, pudo sortear el encierro.

Con ocho años, el actual director de Varsovienne, Rodrigo Cisternas, pisó por primera vez la fábrica de chocolates de la firma. Una oportunidad donde se grabaron recuerdos que hasta el día de hoy atesora: “Fue como ir a la fábrica de Willy Wonka. Aunque el lugar haya sido pequeño en ese momento, para mí era gigante. Recuerdo ver las bañadoras de chocolate o a la gente desmoldando bombones, hecho todo a mano y muy artesanal”, recuerda.

Varsovienne está en la familia Cisternas hace más de 40 años, cuando fue adquirida a sus fundadores, una pareja de europeos que había llegado a Chile escapando de la Segunda Guerra Mundial y que con la llegada de la Unidad Popular al gobierno, decidió volver a Varsovia y poner en venta el negocio ubicado frente al Teatro Municipal. Ahí fue cuando se involucró la abuela de Cisternas, Lidia Bravo de Cisternas quien, junto a sus hijos, comenzó a aprender de cero sobre chocolatería.

Al crecer, Rodrigo se involucró en el trabajo familiar, atendiendo las tiendas en verano, y hoy es parte de la tercera generación a cargo del negocio, junto a su hermano Gerardo.

“Ir a la fábrica de Varsovienne, cuando era niño, fue como ir a la fábrica de Willy Wonka. Aunque el lugar haya sido pequeño en ese momento, para mí era gigante. Recuerdo ver las bañadoras de chocolate o a la gente desmoldando bombones, hecho todo a mano y muy artesanal”

El plato de su vida

Tomate, albahaca y choclo son los aromas que transportan a Cisternas a su infancia, especialmente a las reuniones familiares de verano, cuando pasaban horas en la piscina, cerca de una parrilla o ayudando a preparar la famosa pastelera que da forma a tantas preparaciones locales. De postre, “siempre frutas de la estación, melón, sandía, durazno, y en la tarde, a la hora del té, nos daban leche con alguna de esas frutas. Era muy rico, todos esos olores me llevan a esa época”, recuerda.

Y es que la familia Cisternas es muy unida, cuenta el ejecutivo. En sus reuniones, llegan a asistir más de 30 miembros e, incluso, “hay dos semanas sagradas que las reservamos para veranear juntos. Tradiciones que vienen desde que era pequeño y que se mantienen”.

“A la edad que me tocó compartir con mi abuela había un cierto respeto con los abuelos que no nos permitía conversar ciertos temas que quizás hoy sería mucho más natural (…) Entonces sería entretenido tener una buena conversación con ellos y conocer su historia junto a un gran plato de comida”

Con quién compartiría

Su abuelo paterno, esposo de su abuela Lidia, falleció a muy temprana edad, dejándola viuda a los 35 años y con cinco niños, lo que, según Cisternas, provocó que su abuela buscara las formas de salir adelante con su familia.

“Lamentablemente, a la edad que me tocó compartir con ella había un cierto respeto con los abuelos que no nos permitía conversar ciertos temas que quizás hoy sería mucho más natural”, cuenta.

Así que si tuviera que compartir un plato de porotos o un pastel de choclo, una de sus preparaciones favoritas, sería con ellos. “Al final, uno se entera de ciertas historias por los papás, entonces sería entretenido tener una buena conversación con ellos y conocer su historia junto a un gran plato de comida”.

“He ido varias veces de vacaciones a Italia y, por lejos, lo que me gusta de ese lugar son las pizzas que venden en un local en la calle y que luego te vas comiendo mientras paseas”

Sabores del mundo

La comida aromática y fresca es algo que le fascina. Por eso, al pensar en alguna preparación, de inmediato se transporta a Italia.

“He ido varias veces de vacaciones y, por lejos, lo que me gusta de ese lugar son las pizzas que venden en un local en la calle y que luego te vas comiendo mientras paseas”, confiesa.

Que sí y qué no

Con la pandemia, el ejecutivo dejó de fumar pero abandonar ese hábito le produjo otro tipo de ansiedades, como comer más, sobre todo con el encierro. Sin embargo, empezó a hacer ejercicio, comer más sano y a tener más conciencia de los alimentos, explicando que “estoy en una edad en que uno debe preocupase más de su propia salud, así que he incluido más ensalada y eliminado ciertos carbohidratos”.

Si tiene ganas de comer algo dulce, por ejemplo, recurre a la línea cero azúcar de Varsovienne. “No puedo dejar de probar los productos que vamos creando, pero al comprar, siempre trato que sea cero azúcar”, admite, reconociendo también que aunque cuida su alimentación, hay ciertos placeres culpables que lo “persiguen”, como las cosas fritas. “Pollo, papas, cebolla y todo lo que sea frito, es muy rico”, dice.

Y si tiene que elegir algo que por nada del mundo comería, eso es las guatitas y las ostras. “He probado ambas y no puedo. De hecho, recuerdo tardes enteras cuando de niño me sentaban frente a un plato de guatitas y no me paraban hasta que las comiera. Pero no había caso… incluso hasta ahora”, relata.

En la cocina

Rodrigo Cisternas siempre ha tenido destreza para cocinar, decantándose por las preparaciones dulces. Con el confinamiento, probó suerte con las recetas saladas y tradicionales chilenas, detallando que “jamás había cocinado charquicán, cazuela, garbanzos, mote y ahora en pandemia las he hecho todas”.

Su madre le dictaba las recetas por teléfono y descubrió que no era tan difícil como pensaba. “Desarrollé un dote culinario y me di cuenta que tengo buen tacto con los sabores”, afirma.

Y si debe elegir una de sus preparaciones favoritas, eso sin duda es el pollo ganso al jugo con arroz, un plato muy alabado en su casa.

“Jamás había cocinado charquicán, cazuela, garbanzos, mote y ahora en pandemia las he hecho todas. Desarrollé un dote culinario y me di cuenta que tengo buen tacto con los sabores”

Por Constanza Garín

Contacto Varietal: Daniela Tapia | daniela@varietal.cl

inEditora Jefa Diario Financiero: Paula Vargas
inEditora Desarrollo Proyectos: Carmen Mieres
inSubeditora desarrollo de proyectos: Claudia Marín
inPeriodista: Constanza Garín Lobos
inPeriodista: Airam Fernández
InFotógrafa: Verónica Ortiz
InGerente Comercial: José Ignacio de la Cuadra
inDirector Creativo Comercial STUDIODF Orlando Silva Castañeda
inProduct Manager Digital: Sven Leskovsek
inJefa Desarrollo Digital: Sara Abarca
inEjecutivo Comercial: Francisco Kuhn
Programador: William Rodríguez
InDiseñador digital: Octavio Carvajal
inSocial Media Manager: Luisa Mendoza Pérez

Pin It on Pinterest

Share This