El atípico cocinero y empresario de la tranquilidad

“La tranquilidad el día de hoy es el nuevo privilegio más preciado.”

Camino al sur, justo en el cruce que nos desvía a Pellines, tomamos la carretera costera hacia Pelluhue (comuna  ubicada en la Provincia de Cauquenes, en la Región del Maule). La ruta va abandonando la civilización y comenzamos a ver amplios campos de mucho colorido enfrentando las arenas negras y ese mar tan salvaje que caracteriza a la zona maulina. Pasamos varios poblados y llegamos a un balneario estilo antiguo, con casas pomposas, de seguro de familias oligárquicas y nuevas construcciones que caen de las rocas. Acá comienza nuestra historia, el relato de como una vida se construye desafiando todo lo posible y lo imposible.

Sentado en su hotel, conocimos a Marco Mendez, el dueño y creador del Hotel Puramar, una vanguardista construcción que cae sobre los roqueríos del borde costero, muy cerca del límite de Pelluhue con Curanipe. Marco no sólo construyó este hotel en una zona que está en clara alza de su valor turístico, si no que logró que tuviera una identidad única, con una bella playa como el patio trasero de sus instalaciones.

Él es el menor de cinco hermanos y describe muy gráficamente su niñez en una familia típica de clase media. “Nací en Ñuñoa y estudié siempre en un colegio público, en el Liceo 7 de esta comuna. Mi padre es aconcagüino y mi madre maulina, específicamente de Talca, y tuve una infancia recontra disfrutada, de vida de barrio”.

Hijo de una madre emprendedora, aprendió pronto las habilidades de los negocios y a darle importancia al valor agregado. Con una suma de fracasos y éxitos, hoy Marco es un gran cocinero, artista y atrevido empresario hotelero y vitivinícola. Todo un astro que te deja perplejo desde el primer minuto, dueño de esas personalidades desbordantes con brillos únicos. Y con una infancia muy feliz, con bellos recuerdos que rodean la comida. “Me acuerdo de unas onces extraordinarias, con kuchenes, tortas y mil envelecos dulces y salados, esa cocina de largas preparaciones y disfrutar a regañadientes sabores que deben ser adquiridos y que fueron obligados en esos almuerzos eternos, y que provocaron en nuestra familia el sabor por el mar, los subproductos y la comida sencilla que hoy diariamente es llamada gourmet: arroces, estofados, cazuelas de lo que venga y pescado en todas sus preparaciones”.

No por nada, eligió construir Puramar con un gran fin, la búsqueda de la tranquilidad. El bien más preciado hoy. Y esa calma sólo la encontró en Pelluhue.

¿Cómo llegaste a Pelluhue, cómo lo conociste?
-Llegue en el año 95 al Maule, a disfrutar de Constitución, donde conocí a mi señora que es maulina. Ese mismo verano la seguí hasta Pelluhue. En ese tiempo no había tanta conectividad y sin querer después volví a este balneario, donde mis suegros veranean hace más de 50 años, y la encontré nuevamente.

¿Qué es lo que más te gusta de Pelluhue?
-Su tranquilidad, la cercanía entre el mar y el campo, y sobre todo lo extenso y poco desarrollado, lo que genera tener playas solitarias y limpias. Hay lugares especiales, Arcos de Calán, sus saltos de agua, la Caleta de Curanipe.

-¿Por qué nace Puramar?
-Por el deseo de buscar un lugar para disfrutar con mi familia y amigos, y después de encontrar este lugar que es maravilloso, inmediatamente pensé por qué no hago algo único donde junte todos mis gustos, sueños y el disfrute. Y sin querer se convirtió en el lugar perfecto para compartir.

¿En qué se basa el concepto de Puramar?
-El nuevo lujo, la tranquilidad, descanso, playa, vino. ¿Necesitas algo más?

¿Cómo defines su cocina?
-De producto, en su estado más fresco.

¿Cuál es tu comida favorita?
-Las legumbres y cualquier plato que lleve piure.

 

Eres un fanático del vino. Cuéntame de las cavas que tienes en Puramar y en tu casa.
-En el hotel repliqué un poco la cava de mi casa, con vinos chilenos de todas las cepas, en especial tintos, además de los vinos que he recopilado de muchos viajes en torno a mis otras actividades. Y también de los amigos que siempre me sacan una emoción y algún vino que puedo disfrutar eternamente. En mi cava del hotel aproximadamente se mueven 800 etiquetas distintas y 12 mil botellas, de las cuales 2.800 se encuentran en la cava @purotinto, que soy yo. Se parecen mucho las cavas del hotel y de mi casa. Comparto con mis amigos en la casa y con nuestros comensales en el hotel, con una copa y muchas horas de conversación. Es parte de este goce entre la amistad y el vino.

¿Qué te apasiona del vino?
-Que todos los días siento la misma pasión de disfrutar una copa y poder compartirla. Es un bebestible que envuelve los mil sentidos. La mejor copa es la que me estoy tomando y la que voy a disfrutar después.

¿Cómo llegas a desarrollar tu propia viña?
-Por las ganas de integrarme con la tierra y el origen. No hay nada que disfrute más.

¿Cuál es tu cepa favorita?
-Todas, en especial la cepa País. Como dice mi amigo Huaso Opazo, “glorioso viñedo de viejas parras maulinas, testigo de más de 150 años de historia. Vino tinto rojito color, pecho de loica amistoso y querido como un pariente familiar”.

¿Cómo definirías tu viña?
-Conexión con el origen, respeto a la cepa. Y escuchar a los amigos, los sabios consejos del que sabe de la tierra y del que tiene el don de vinificar.

¿Proyectos a futuro?
-Quedarme en la zona y desarrollar cualquier proyecto. Pero que sea en el Maule. 

¿Qué es la felicidad para ti?
-Compartir con los amigos, disfrutar un vino. Pero lo más importante y lo que me ha costado más desarrollar, por trabajar mucho tiempo, es mi  familia.

Contacto Varietal: Daniela Tapia | daniela@varietal.cl

inEditora Jefa Diario Financiero: Paula Vargas
inEditora Desarrollo Proyectos: Carmen Mieres
inSubeditora desarrollo de proyectos: Claudia Marín
inPeriodista: Constanza Garín Lobos
inPeriodista: Airam Fernández
InFotógrafa: Verónica Ortiz
InGerente Comercial: José Ignacio de la Cuadra
inDirector Creativo Comercial STUDIODF Orlando Silva Castañeda
inProduct Manager Digital: Sven Leskovsek
inJefa Desarrollo Digital: Sara Abarca
inEjecutivo Comercial: Francisco Kuhn
Programador: William Rodríguez
InDiseñador digital: Octavio Carvajal
inSocial Media Manager: Luisa Mendoza Pérez

Pin It on Pinterest

Share This