Cinco cócteles afrodisíacos

Aquí una pequeña selección con aquellos cócteles que prometen encender la pasión. Lea, practique y mentalice. Créase el cuento. Porque el órgano sexual más importante es el cerebro.

1. El fácil:

Daiquiri Pasión

Hay muchas clases de daiquiris, pero éste promete despertar los sentidos con su dulzor y aroma tropical. Se trata de un cóctel muy ameno, y muy fácil, que hace honor al ingrediente principal: maracuyá o fruta de la pasión (Passiflora edulis).
La receta indica que hay que mezclar 1 1/2 oz (45 ml) de ron añejo, 2 oz (60 ml) de zumo de maracuyá, el jugo de una lima y una cucharadita de azúcar flor. Todo en coctelera con 3 ó 4 hielos. Servir en copa de cóctel (martini).
Bonus track: Passiflora significa “flor de la pasión” (del latín passio = “pasión” y flos = “flor”). Pero no tiene que ver con la pasión que usted se está imaginado: el nombre fue otorgado por los misioneros jesuitas en 1610, debido a la similitud de algunas partes de la flor con los símbolos religiosos de la Pasión de Cristo. Sin embargo, el maracuyá sí tiene dos efectos proclives a la unión carnal: relajante y vasodilatador.

Clásico:

Espumante y frutillas

No hay combinación más clásica para el flirteo que el espumante y las frutillas (champagne y fresas, dirán por ahí). Serán el cosquilleo de las burbujas, será el fresco aroma frutal, será el lugar común… Quién sabe. Pero la cosa es que se ve bien, transmite un mensaje claro y por lo tanto, funciona.
Puede ser una simple copa de champaña donde reposa coqueta la frutilla entera, una versión de salón del criollo borgoña (con las frutillas picadas) o un cóctel tipo mimosa (zumo de frutillas terminado con espumante). Como usted lo prefiera.
¿Hay algún sustento científico para esto? Lo hay, aunque nada muy relevante. Dicen que la frutilla estimula de manera directa las glándulas endócrinas y el sistema nervioso. Mientras que el alcohol del espumante (graciosamente empujado por las burbujas) relaja las inhibiciones (como en cualquier otro cóctel alcohólico, claro está).

Infalible:

Martini Chocolate

Con numerosos nombres y variantes, los martinis de chocolate (en rigor, vodkatinis) son carta segura a la hora de la seducción. Por la fama del oscuro objeto del deseo y porque, finalmente, ¿a quién no le gusta el chocolate?
Uno de los más ricos y sencillos es el Beso de Cupido. Lleva 3 oz (90 ml) de vodka, 1 cucharada de buen jarabe de chocolate y 1 cucharada de crema o licor de cacao. Todo se mezcla en coctelera con cubitos de hielo y se sirve en copa de coctel decorada con chocolate amargo rallado.
Apérese de vodkas aromatizados de su agrado (por ejemplo coco, berries o vainilla), de diversas cremas y licores de chocolate (hay multitud de marcas) y de productos afines (frutillas, menta, crema de leche) para crear sus propias variaciones.
Bonus track: El chocolate se considera un alimento afrodisíaco de primera línea. Incluso, un sustitutivo del sexo. El asunto es que las semillas del cacao contienen feniletalamina y teobromina, sustancias que a su vez llevan a la producción de dopamina, noradrenalina y serotonina. Todos neurotransmisores que actúan a nivel del “cerebro emocional” provocando las sensaciones de leve exaltación, euforia y bienestar que se asocian al estado de enamoramiento, además de actuar positivamente sobre el humor y el sueño.

Para el invierno:

Miel y canela

La lista de especias “motivantes” es amplia, y el primer lugar siempre se lo lleva la bien conocida canela, que –dicen- estimula el riego sanguíneo de la zona abdominal, lo cual mejora la irrigación de los genitales tanto en el caso masculino como femenino.
Su presencia en cócteles se encuentra tanto en tragos fríos o como en grogs y ponches de vino. Así que, aprontándonos a la estación que se nos viene, sugerimos probar en lo más frío del invierno esta pócima infalible: el Glühwein, según la receta alemana de vino caliente especiado.
Tome una botella de vino tinto (ni muy bueno ni muy malo) y vierta un tercio de ella en una olla puesta a fuego moderado. Agregue canela en rama, los clavos de olor, jengibre en trozos y anís estrella. Remueva por cinco minutos. Sume cáscara de naranja, el vino restante y miel a gusto. Nunca debe hervir. Y después de unos 30 minutos, está listo para servir.
Es importante que endulce con miel, como hacen los polacos. ¿Por qué? Fácil. Porque la miel ayuda a la metabolización de la hormona sexual femenina y aumenta la hormona responsable del deseo sexual. Tanto así, que se allí vendría la expresión ‘Luna de Miel’.

Veraniego:

We love watermelon

Este trago está especial para tomar junto a la piscina y aprovechar las últimos ejemplares de la “ballena verde” del verano. Pero con el toque inusual y explosivo del ají rojo (que debe agregar con tino y moderación, pues recuerde que ningún ejemplar “pica” igual que otro).
Ármese de 50 ml de vodka, 6 u 8 cubos de sandía fresca, 2 cucharadas de azúcar y aproximadamente medio ají rojo cortado y sin semillas. Lleve todo a coctelera, machaque brevemente y mezcle con abundante hielo para servir en vaso corto.
¿Por qué sandía? Porque investigaciones recientes la consideran el afrodisíaco del hombre, ya que contiene citrulina, que relaja los vasos sanguíneos -casi como los medicamentos- y combate así la disfunción eréctil. También posee licopeno, muy beneficioso para el corazón y el funcionamiento de la próstata.

Contacto Varietal: Daniela Tapia | daniela@varietal.cl

inEditora Jefa Diario Financiero: Paula Vargas
inEditora Desarrollo Proyectos: Carmen Mieres
inSubeditora desarrollo de proyectos: Claudia Marín
inPeriodista: Constanza Garín Lobos
inPeriodista: Airam Fernández
InFotógrafa: Verónica Ortiz
InGerente Comercial: José Ignacio de la Cuadra
inDirector Creativo Comercial STUDIODF Orlando Silva Castañeda
inProduct Manager Digital: Sven Leskovsek
inJefa Desarrollo Digital: Sara Abarca
inEjecutivo Comercial: Francisco Kuhn
Programador: William Rodríguez
InDiseñador digital: Octavio Carvajal
inSocial Media Manager: Luisa Mendoza Pérez

Pin It on Pinterest

Share This